Colombia busca asegurar un futuro energético seguro, sostenible, asequible y confiable.

Por DISICO En Ingeniería

21

Jul
2021

Colombia cuenta con uno de los mejores servicios de energía eléctrica de la región, ya que tiene una de las matrices de generación eléctrica más limpias del mundo, produciendo cerca del 70% de la energía de manera hidráulica, a través de hidroeléctricas y embalses de tamaños variables. 

En diciembre de 2018, la capacidad instalada de generación en el Sistema Interconectado Nacional fue de 17.312 Mega-watts (MW). De esta capacidad instalada, el 68,4% correspondió a generación hidráulica, casi el 30% a generación térmica (13,3% con Gas Natural, 7,8% con combustibles líquidos y 9,5% con carbón) y aproximadamente el 1% con Fuentes No Convencionales de Energía Renovable (FNCER) (eólica, solar, y biomasa). 

Hoy en día, estas fuentes proporcionan energía para el 96,9% de la población del país; y los planes del gobierno es extender la red hasta que esta llegue a los 430.000 usuarios que aún no cuentan con este servicio.

El problema de la red se encuentra en su dependencia de la generación de energía hidráulica en Colombia, la cual es ideal en periodos donde el clima es normal. Por el contrario durante sequías o fenómenos de El Niño, las fuentes de generación térmica deben cubrir casi el 50% de la demanda, lo cual significa un aumento en los costos y mayores emisiones de gases efecto invernadero.

Para reducir el riesgo en los periodos de sequía, Colombia ha optado por diversificar su matriz de generación. En 2019 instauró la Misión de Transformación Energética. Con esta, buscan mejorar las tecnologías en los generadores hidráulicos y térmicos, además de aumentar la participación de las FNCER.

En ese contexto, el Gobierno se ha comprometido a incorporar 1.500 MW de FNCER para el año 2022, y se espera que estas fuentes representan entre 13% y el 18% de la generación del sistema eléctrico al 2031.

Otra medida adoptada por el gobierno, es incentivar el desarrollo de proyectos de generación de energía eléctrica en Colombia mediante Fuentes No Convencionales de Energía Renovable, para conseguir una matriz energética cada vez más limpia, diversificada y resiliente a la variabilidad climática del país.

Si bien este proyecto se extiende hasta el 2030, los avances de Colombia son considerables. Actualmente la capacidad instalada supera con creces los recursos utilizados, y el gobierno espera poder subastar los contratos de administración en los próximos años.

Además en términos de energías renovables, tiene 392 proyectos de energía solar que aparecen registrados ante la UPME, y que suman 5.339 MW, 19 proyectos de energía eólica que generarían 2.747 MW y 14 proyectos de biomasa para generar 59 MW. Cifras que muestran un panorama alentador de cara al cumplimiento de la misión energética del Estado.

También te puede interesar leer:

Escenario post Covid-19 para el sector de infraestructura en Colombia

Prepararse para la nueva normalidad: Disico frente a los escenarios post pandemia

Deja una respuesta